AZUL PETROLEO, la pieza

  • Azul9 1024x576
  • Azul11 1024x576
  • Azul21 1024x576
  • Azul31 1024x576
  • Azul41 1024x576
  • Azul61 1024x576
  • Azul81 1024x576

AZUL PETROLEO, la pieza

Agosto 2011 en el Teatro Solís de Montevideo 
Octubre de 2011 en Antic Teatre de Barcelona
Octubre y noviembre 2012 en la Sala Cero de La Caldera Barcelona

Dirección: Andrés Waksman

Creación e interpretación: Josep Ferragut, Pedro Gutiérrez, Jordi Puigdefàbregas, Max Cuccaro, Andrés Waksman

Iluminación: Conrado Parodi / Miguel Muñoz

Han participado en el proceso de creación, y agradecemos a: Carme Torrent, Bernardo Trías, Felipe García Vélez, Monica Pla, Pablo Vicente, David Matamoros, Armando Arjona, Thomas Clements, Marco Regueiro.

Música: Beethoven, Gianmaria Testa, Djivan Gasparyan, Vinicius Cantuaria, Kroke

Montaje de sonido: Joan Saura

Fotografía: Mireia Plans

Producción ejecutiva Barcelona: Fani Benages Arts Escèniques
Producción ejecutiva Montevideo: Aurora Riet

Coproducción: Alas Artes en Movimiento (Barcelona), Espacio de Desarrollo Armónico (Montevideo, Uruguay), Antic Teatre (Barcelona)
Con el apoyo de: Iberescena / Institut Ramón Llull / Icub Ajuntament de Barcelona / La Caldera
Agradecimientos: Graciela Figueroa, Susana Estela, Andrés Neumann, Muriel Mondy

A continuación texto escrito por CONSUELO TRUJILLO el 22/10/2012 luego de ver AZUL PETROLEO

Ayer tuve la suerte de poder disfrutar la pieza de Danza- Teatro creada por AndrÉs Waksman y su equipo de hombres. Fruto de dos años de investigación con el cuerpo y en el cuerpo, permitiendo que en un espacio vacío aflore la memoria de todo lo que quedó grabado en él, de nuestra historia y más allá de la nuestra, de la historia.

La danza que se inspira en la memoria personal de cinco vidas -y muchas otras que han aportado su experiencia en estos dos años de búsqueda- pero que trasciende y viaja al encuentro de la herencia genética y ancestral, al encuentro con la imaginería y la sensación sentida de nuestro recorrido como humanidad, con el misterioso legado de nuestros antepasados.

¡Un viaje! ¡una pasada!… un espacio de libertad.

Al despertar esta mañana, las imágenes, los movimientos, las evocaciones de la pieza se hicieron fuertemente presentes en mí. Se habían sumergido en mi mundo onírico y durante toda la noche rondaron mis sueños.

“Hombre”, ¡que palabra!, y todo lo que encierra… pero a los hombres le siguieron los caballos en libertad, los perros, los guerreros, el hijo, los hermanos, los rivales… y el padre, siempre presente, amado, anhelado, rechazado, al padre que hay que matar para tomarlo. El padre y su oscuridad, su orden, su fuerza, sus genes, su amor y su muerte.

Y más hombres que buscan, danzan, juegan, luchan, que se abrazan, se despiden y se encuentran. Y cuerpos en movimiento, y círculo, y música, y trance, éxtasis, humor y vida, y silencio.

¿Que más compartir? Fue una fiesta para mis sentidos, para mi corazón, un alimento para mi artista.

Un lenguaje anclado en la sencillez, una sólida estructura que no se ve pero que se percibe sólida y contenedora. Tres círculos cómo tres actos. Sobre el fondo de libertad se dibuja la figura, sin que nos demos cuenta como emerge, pero la sentimos orgánica, como recién nacida en ese instante.

Danza sin coreografía, la emoción hecha carne en el movimiento. El mundo de Andrés, su búsqueda, su recorrido, sus años de investigación… Merece la pena verlo.

Ojalá tenga mucha vida, vuelvan a Barcelona, vengan a Madrid y recorran Europa… Ojalá haya nuevas oportunidades para que estos cinco hombres desarrollen su trabajo, crezcan, expandan su arte y nosotros podamos contemplarlo y disfrutarlo.

“…crear o no crear no es una opción, es un destino, una fidelidad” Hugo Mújica

Gracias Max, Josep, Jordi, Bernardo, Pedro, gracias Andrés.

Contacto